DON QUIJOTE

Brano letto in occasione dell’incontro letterario virtuale organizzato il 22 agosto 2020 dalla Sociedad Italiana Las Tres Venecias de Mar del Plata (Argentina). Tratto dall’opera “Don Quijote de la Mancha” di Miguel de Cervantes.

 

Después de haber caminado toda la noche, don Quijote y Sancho se encontraban en el Campo de Montiel, cuando descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento.
– La buena suerte va guiando nuestras cosas mejor de lo que esperábamos – dijo don Quijote – porque ves allí, amigo Sancho, aquellos gigantes con lo que pienso hacer batalla y quitarles a todos la vida y con sus despojos empezaremos a enriquecernos.
– ¿ Qué gigantes? – dijo Sancho.
– Aquellos que ves allí, de los brazos largos – respondió su amo.
– Mire vuestra merced – respondió Sancho – que aquellos no son gigantes sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son aspas, que con el viento hacen andar al molino.
– Si tienes miedo, quítate de allí y ponte a rezar.
Y diciendo esto lanzó Rocinante al galope gritando:
– No huyáis cobardes, que es un solo caballero el que os acomete.
Entonces se levantó un poco de viento y las grandes aspas comenzaron a moverse, a lo que don Quijote acometió a todo galope, invocando a su señora Dulcinea. Dio una lanzada en el aspa, y el viento la volvió con tanta furia, que hizo la lanza pedazos, tirando por el suelo al caballo y al caballero, que fue rodando malherido por el campo.
Acudió Sancho corriendo, y viendo que no podía levantarse, le ayudó a subir sobre Rocinante y siguieron su camino.

 

(tratto dal capitolo: “de la condición del famoso hidalgo y de su primera salida y aventuras”)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

articolo dell’evento uscito sull’agenzia stampa inform